11.12.04

Opiniones enlatadas

Últimamente me estoy dando cuenta de que hay demasiada gente con la que es absolutamente decepcionante tratar de mantener una tertulia que valga la pena; es cierto que también tengo la suerte de contar con personas con las que conversar resulta edificante, pero por desgracia no son mayoría.

En demasiadas ocasiones, las opiniones que escucho no parecen el fruto de una reflexión profunda ni de un análisis de los valores en los que se cree, sino más bien el patético recital de un loro que se limita a repetir lo que escucha. Es innegable que las interpretaciones de la realidad que hacen los medios de comunicación o los gurús de turno son importantes a la hora de formarse una opinión, pero si nos olvidamos de la reflexión y la búsqueda de conclusiones propias nos habremos dejado la mitad del trabajo por hacer.

En cierto modo, no es extraño que esto ocurra: vivimos inmersos en una cultura donde el «usar y tirar», el «calentar y listo» y el «no me compliques la vida» son valores imperantes. Si las ideas vienen en latas, estupendo; y si además se distinguen por colores (rojas para unos, azules para otros y alguna verde para dar variedad), mejor que mejor. Después, a los que nos gusta cocinar nuestras propias ideas en lugar de comernos las de la lata se nos suele decir que pensamos demasiado, lo que no me preocupa mucho porque «pensar demasiado» me parece casi casi un oxímoron.

Pero vamos, me guste o no las opiniones vienen en latas, y a este paso llegarán pronto a los comercios. Casi me puedo imaginar al «ciudadano medio» en el súper comprando unos canelones precocinados, dos latas rojas de opinines y, ya puestos, cuatro lonchas de personalidad. Le van a hacer falta.

5 comentarios:

Fabrizio dijo...

A veces eso permite ahorrar tiempo, pero otras veces conduce a miserables errores.

Lo peor de todo es que incluso nosotros, cuando se nos enseñan dogmas en las asignaturas universitarias, tenemos que aceptarlos o sucumbir :(

Irene dijo...

Yo creo que si haces que las personas con ideas enlatadas se cuestionen esas ideas, acaban pensando por sí mismos. Yo me he dado cuenta de que algunas de mis ideas han cambiado después de planteármelas y en lugar de aceptarlas "porque sí".

Un saludo.

Aitor Menta dijo...

Pensando sobre el tema que posteas he tenido numerosas tardes muertas. El uso del copy paste en la mayoría de los comentarios que se exponen en los medios de información me dan auténtico pánico. Realmente pienso, que la sociedad se comporta tal y como la televisión y la radio desea. ¿Por qué pienso esto?. Tal y como comentas la gente se hace eco de lo que escucha y la voz que "piensa" y "razona" y luego expone es la televisión, básicamente la televisión.

Todas las noches suelo escuchar "El larguero", un programa deportivo de la Ser, no se si lo conocerás, con lo que te gusta este mundillo. El caso es que, no soporto que, en un programa "deportivo", se introduzcan pensamientos de ámbito político. Yo la escucho para enterarme de cómo va mi equipo, anécdotas variadas, no para eso, pero de vez en cuando cae algún comentario que repito, me desagrada y mucho. Lo mismo con la televisión.

La razón por la que se elige una cadena de televisión, especialmente a la hora del telediario, o una de radio, es básicamente porque espera que le cuenten lo que quiere oir, que piensen por él, que le den las suficientes razones para defender sus ideales. Detrás de Telecinco, TVE 1,... se esconden unos intereses políticos muy, muy fuertes que no hacen otra cosa que limar los pensamientos de los usuarios. ¿Nunca os habéis preocupado por ello?. Yo mucho. Creo que los medios de comunicación dominan en gran medida la opinión de la población. Mucho más de lo que la gente cree y más de lo que ellos nos hacen ver.

Ahh, y Enhorabuena por el blog

Fuckowski dijo...

Cada vez que leo cosas así, automáticamente me viene a la memoria un sketch de los Monty Phyton (en "El sentido de la vida", creo), en el que una pareja de cursis pretenciosos se van todo bien vestidos ellos a un restaurante en el que ofrecen "conversaciones a la carta". El camarero les trae el menú, y al final eligen "Filosofía", así que les preparan unas tarjetitas con frases, y empieza un dialogo de risa entre ella y el:

-Ohhh, mira, aquí dice que Friedrich Nietzsche era un gran filosófo

-Ahhh, pues Filosofia empieza por "F" y "Friedrich" tambien

-Wow, igual eso es un filósofo: alguien que se llama por "f"

-Mmmm.. mira, aqui dice que Platón fue otro gran filósofo

-Oh vaya, pues que raro... empieza por "P"...

-Esto es muy complicado...

-Si, bastante...

-¡Camarero!

-¿Señor?

-Esta conversación no nos gusta, ¿nos podría traer otra?

-Ahora mismo, señor...

Así que, ahí tienes tus "opiniones" enlatadas, y de paso la muerte de la inteligencia y la razón, a manos de la sociedad pro imbecil consumista. Unos genios los Phyton.

Saludos, Daniel

Liw dijo...

Por suerte la televisión ya no me llama la atención, estoy completamente curado de este vicio, vamos que hasta como delante del ordenador.
Sobre la gente con opinión enlatada, bueno, eso es "normal" entre la gente "normal", si alguien alguna vez dice que eres extravagante, raro o que estas loco es casi un cumplido (aunque quien te lo diga no lo verá así). El pensamiento único es lo que impera en estas sociedades mediáticas, el dejarse arrastrar por la corriente, seguir a la masa, nadar contra corriente es una locura.
Lo divertido es pedirle a alguien que piense y ver como pone una cara desagradable, como si estuviera sufriendo una tortura física. Pensar duele.
Yo no me molesto en intentar llevar una conversación interesante con alguien que tenga opiniones enlatadas, me parece un esfuerzo inútil.
Por cierto, desde aquella noche en el pub leo tu blog (y parece que Fuckowski también XD)