1.12.04

El cisma que viene

Cada vez es más frecuente escuchar improperios de marcada ideología reaccionaria de boca de los señores obispos y cardenales o de nuestro amadísimo Papa, tanto que ya nadie se sorprende. A mí, como a mucha otra gente, me hacen bastante gracia todas estas cosas cuando las escucho, por su anacronismo y su a veces patética falta de lógica; «es indudable que» jamás ha sido ni será un argumento de peso, y punto.

Pero la verdad es que reconozco que también me incomoda un poco escuchar estas cosas: me considero cristiano, aunque visto lo visto parece que soy cada vez menos católico. Este hecho no dejaría de ser una más de mis rarezas (léase «incoherencias» si se viene con ánimo de fastidiar) si sólo me ocurriera a mí; pero lo cierto es que entre los (pocos) creyentes sesudos, racionales y críticos es algo que se está notando cada vez más.

Ser creyente no es incompatible con tener una mentalidad abierta, aceptar el sexo y las sexualidades, luchar contra el machismo en la Iglesia y mil cosas más. Más bien diría que muchos creyentes sentimos verdadera vergüenza cuando escuchamos la colección de absolutas imbecilidades con las que periódicamente nos deleitan las personas que teóricamente deberían representarnos.

Es por esto que cada vez me parece más probable que se llegue a algún tipo de cisma. La Iglesia no puede seguir con esta incompatibilidad consigo misma indefinidamente: algo tendrá que ocurrir, y sin ser demasiado agorero casi puedo decir que me temo una dolorosa, profunda, agitada y acalorada escisión en algún momento.

Sea como sea, tampoco me resultaría demasiado difícil elegir en qué lado quedarme; al fin y al cabo, tal y como están las cosas dudo mucho que Cristo quisiera ser católico, apostólico y romano.

6 comentarios:

Mars Attacks dijo...

A mí lo que me extraña es que no haya ocurrido ya. Cada vez es mayor el desfase entre lo que está pasando y lo que la Iglesia cree que está pasando. Si quieren seguir viviendo del cuento tendrán que adaptarse a los nuevos tiempos (de pecado y lujuria, ¡arrepentíos, oh, antinaturales sodomitas que maculáis el sagrado valor de la familia!).
No estaría mal que volvieran a ocuparse de las cosas del espíritu y se olvidaran de una vez de meterse en lo político, económico y social.

Y que conste que aunque soy agnóstico, veo estupendo el mensaje de amor, fraternidad y paz de ese tal Jesús de Nazaret. Lo que no me gusta es todo el circo que han montado alrededor de su figura, olvidando su mensaje.

Pues eso, paz y amor, sea por el orificio que sea ;)

Anónimo dijo...

mmmm... porque no hablas con alguien que te sepa explicar lo que no entiendes?? quiero decir, las palabras esas que dicen, que si la mentalidad cerrada, etc... igual es que no te lo han explicado bien, creeme, suele ocurrir, hay curas que saben decirlo, y otros no, hay personas de todo tipo en esta tierra, pero lo que tenemos que hacer es seguir a quien lo hace bien, y a quien sabe. (Y el Papa es uno de ellos, si no lo crees, leete alguno de sus últimos textos, no creo que cualquier persona sea capaz de escribir eso...)

Un Saludo

Eru dijo...

Hola anónimo! :P

No se trata de que no entienda lo que dicen, sino de que no estoy de acuerdo; como siempre, de todo hay en la viña del Señor: curas más y menos progres, y también fieles más y menos de acuerdo con unos o con otros.

La verdad es que no dejo de darle vueltas a este tema, y lo que más me jode es que no debería ser tan complicado. ¿Por qué nos costará tanto entender lo que el hijo del carpintero les contó a sus amigos analfabetos?

Anónimo dijo...

Imprimir una ideología con tintes metafísicos sobre un estado siempre es malo. Sin embargo, ya que la iglesia ha mantenido un privilegio constante el Europa Occidental podria tener mas consideración y respetar a los creyentes de izkierdas, gays, lesbianas, divorciados, madres solteras, mujeres que abortan, gente que kiere suicidarse, teólogos de la liberación, liberales, ateos, etc.... (¿uy, seremos mayoría?) Y si no, que se enfrente la iglesia a sus consecuencias: cismas, desuniones o simplemente pérdida masiva de creyentes.
La raíz del problema de la iglesia son las altas jerarquías ultraconservadoras, que como todo poder que quiere preservarse como tal, adopta una actitud reaccionaria y excluyente.
Hay que recuperar el espíritu cristiano de Jesús de Natzaret y no centrarse en el dios vengativo del antiguo testamento. Ese espíritu de amor, de aceptación de lo diferente (maría magdalena), de paz, incluso, de izkierdas (si me permitís el anacronismo) como cuando le dijo al rico q repartiera su rikeza entre los más pobres.
Obviamente, esto no interesa, y ahí deben estar los creyentes para presionar, y así que la iglesia se convierta en una firme defensora de la paz, los débiles, los discriminados, un repartimiento más justo de los bienes; y comience a atacar el militarismo, el consumismo y la cultura del odio. En resumen, una vuelta al verdadero espíritu cristiano.
Andr0s

Txan dijo...

¡Hola Eru!

Hace tiempo que tenía curiosaidad exactamente por esto que cuentas, pero tampoco es que tengamos demasiada confianza por lo que nunca te lo había preguntado.

Siento disentir, como ya te imaginas, de todo lo que dices. Creo que obvias que ningún obispo, ni siquiera el de Roma, aseguran como verdades de fe nada que no esté refrendado por el Evangelio. Ya sea respecto al sexo, al papel de la mujer -que no es, ni mucho menos, machista- o a cualquier otra cosa. Cristo, como dice uno de tus comentaristas, acogió a Maria Magdalena, pero también le dijo "en adelante no peques más". Leer el Evangelio a medias, nos daría un Cristo a medias y una verdad a medias. Conviene saber por qué estos señores llamados obispos y sacerdotes sostienen estas posturas. ¿Qué perderían si las abandonaran? De cara a la galería, nada. Es más, seguro que muchos aplausos y gente como tú que se alegraría muchísimo. Pero, ¿pueden hacerlo? ¿de verdad pueden negar parte del Evangelio para contentar a muchos -lo reconozco- creyentes?

Occidente está viviendo una crisis muy fuerte en cuanto a ideas. La gente se dedica a pensar "lo que dicen en la tele" o lo que esté de moda. No le importa preguntarse "pero ¿es bueno o no?". Es la ideología de la comodidad. Por cierto, acabo de darme cuenta de que en el siguiente artículo hablas precisamente de esto.

En este sentido, la Iglesia ha tenido 20 siglos -que se dice pronto- para pensárselo todo bien pensado, y sin embargo, ha preferido ceñirse siempre al mensaje del Evangelio. ¿Por qué? ¿Por qué seguir contracorriente? Es más, ¿cómo narices consigue ir contracorriente y sobrevivir? Eso sí que da que pensar.

Respecto al cisma, bueno, decirte que en el caso más conocido, que es el de Lutero, personalmente creo -y mucha gente en la Iglesia católica también- que tenía razón en casi todo. Los Papas, por ser personas, han sido pecadores en muchos momentos de la historia. No han faltado las luchas de poder o las "esposas" o alguno como los Borgia, que se llevan la palma (Sin embargo, cuando hablaban de verdades de fé, jamás se equivocaron. ¿Cómo se entiende?).

Aunque Lutero tenía la razón, no la defendió con caridad, sino con terquedad rompiendo su voto de obediencia. Y de ahí el cisma.

¿Se sostendría un cisma ahora? Personalmente no lo creo. Déjame que piense en voz alta, y sin ánimo de ofender. Imaginemos que una parte de los sacerdotes decide provocar un cisma. Las agrupaciones tipo "Somos Iglesia" o "Juan XXIII". Imaginemos por un momento este cisma.

-Primero, no tendrían templos donde celebrar, aunque seguramente, la misa dejaría de ser preceptiva.

-Segundo, por supuesto, adoptarían una postura clara respecto a diversos temas, como ordenaciones de mujeres, libertad sexual, etc. que le ganaría muchos aplausos.

-Tercero, muchas personas se les unirían, por entender que es la renovación verdadera de la Iglesia, pero muchas otras no lo harían, por convencimiento serio o sencillamente por tradición o miedo, que de todo hay.

-Cuarto, mucha gente -y me temo que tú entre ellos- se llevaría una grandísima decepción al comprobar que muchas de las personas llamadas cristianas que criticaban a la Iglesia Católica por no ser "progresista" no les interesa lo mas mínimo participar en esta nueva Iglesia si no es en los primeros tiempos para "figurar" y seguir machacando a la Iglesia Católica. De esto tengo una convicción firme.

-Al final, se acabaría convirtiendo en una Iglesia de corte protestante, donde la falta de cabeza real hace que la opinión de la mayoría se convierta en verdad. Puesto que, por descontado, la eleccion de sacerdotes, obispos, etc. se haría democráticamente.

-Y acabaría como están acabando algunas Iglesias protestantes que están llevando a cabo una "modernización". Se convertiría en una ONG con tradiciones que no son "obligatorias", por lo que la gente empezaría a abandonarla por dos vias. Los que nunca hubiesen tenido inquietud religiosa, acabarían haciéndose socios de Greenpeace o de Manos Unidas, puesto que son ONGs en las que no hay que ir a misa. Los que sí que tengan esa inquietud, acabarían volviendo a la Iglesia católica, como está ocurriendo en ciertas ramas protestantes más "progresistas".

En fin. El resumen de todo esto es algo así como que la "jerarquía" se ciñe al Evangelio completo, mientras que tú evitas ciertas partes que no te convienen. Para los obispos sería muchísimo más fácil decir: "Es igual, pasemos del Evangelio. Todo es amor, paz, etc. y el pecado no existe." Se evitarían muchísimas críticas y devlverían al redil a los "renglones torcidos". ;)
¿Por qué no lo hacen? ¿Qué ganan no haciéndolo? ¿Quién les paga para que mantengan su postura? ¿Qué conspiración hay detrás?

Haz honor a tu siguiente artículo y piensa en ello. :)

Supongo que no necesito presentarme, sabes perfectamente quien te escribe estas líneas.

Una abrazo y feliz navidad.

Mars Attacks dijo...

¿Qué tal una religión cristiana en la que se sigan los preceptos de Cristo y no lo que la gente que vivió durante su tiempo o durante los siglos posteriores decidió escribir en testamentos seleccionados y modificados a lo largo de la historia por Concilios y conveniencias?
¿Realmente crees que las corrientes que se siguen hoy tienen remotamente algo que ver con los ideales que ese señor tenía en el coco? ¿Después de dos mil años de "éste manuscrito no me gusta, herejía; éste otro está muy bien, pero hay que cambiar este párrafo de ahí que no me conviene; ahora vamos a declarar una Santísima Trinidad; ahora que la madre era virgen"?
Al menos los judíos y los musulmanes no pueden cambiar ni una coma de sus textos sagrados. Con las cosas de comer no juegan.
¿Cómo sería la cristiandad sin nada de catolicismos, nada de vírgenes, nada de "sacramentos", nada de santerías ni de mayor obligación para con nuestros prójimos que la de intentar hacernos la vida más llevadera?
Ya sabes lo que opino sobre las religiones: defendéis el cristianismo como la "religión verdadera" sólo porque habéis tenido la casualidad de nacer aquí y ahora. De haber nacido en el Tíbet defenderíais el budismo como la religión verdadera. De haber nacido en Arabia Saudí haríais lo propio con el Islam. Si hubiera sido en China... demonios, llevo más de tres meses preguntándolo y nadie sabe en qué creen en China.
¿Una misma persona creyendo en doce religiones verdaderas distintas? Algo no marcha bien en Matrix.